La era digital y los siniestros: ¿cómo comenzar?

La evolución de la tecnología continúa cambiando y moldeando a la sociedad y a el sector asegurador, con desafíos como la de tratar de conectar con la nueva generación de clientes, los millennials.

Actualmente, el cliente demanda sencillez e inmediatez en el uso, pero a la vez, la personalización en las coberturas y pagar únicamente por lo necesario, las empresas del sector de seguros deben adaptarse a estas exigencias si quieren ser exitosas.

Esto es gracias a la evolución de la tecnología hacia la conectividad del consumidor hasta dar un paso a modelos de negocios basados en la economía colaborativa, un concepto que surgió con el objetivo de facilitar el acceso de clientes a bienes y servicios sin ser necesaria la propiedad de los mismos.

Sin duda un escenario que está dando lugar a nuevos modelos de negocios basados en el poder de la negociación, para así conseguir mejores primas frente a la aseguradora.

El impacto de la era digital en el negocio

Los nuevos modelos de consumos chocan con el tradicional, generando así un cambio y transformación real por parte de las aseguradoras. Sin embargo, la colisión se ve afectada por la crisis de talento digital, en el sector asegurador, dificultando así su transformación.

Por lo que, las compañías deben conocer a los nuevos clientes y analizar sus preferencias. Y son tan importantes porque representa una masa de consumidores más amplia de la sociedad.

Por ello, las organizaciones de los próximos diez años evolucionarán hacia entidades más inteligentes, capaces de tomar decisiones de forma rápida, efectiva y más coordinada.

Aunque, la inteligencia artificial, el modelo de datos organizados hacia un objetivo común y la ultra conectividad que se encuentra en el entorno es lo que dará lugar al verdadero cambio digital, dando la posibilidad de una creación y puesta en el mercado de auténticos productos y servicios digitales a la velocidad que el mercado va demandando.

¿Qué es la ‘ciberpóliza’?

La ciberpóliza no es más que una solución aseguradora para poder cubrir los potenciales siniestros de la naturaleza digital. Por lo que, estos tipos de seguros intentan mitigar el riesgo es tres grandes ámbitos:.

  • Pérdidas propias

  • Protección frente al daño de terceros

  • Protección frente al cumplimiento de una normativa rigurosa

Hasta los momentos este servicio se encuentra reservado para las grandes corporaciones, ya que deben adaptarse a las necesidades de las pequeñas y grandes empresas.

Entrada de nuevos actores

Los gigantes de la tecnología y el modelo de negocio interpretan un papel muy importante. Así como ellos, los grandes jugadores de la industria aseguradora se asocian con startups disruptivas para transformar la cadena de valor en todas las líneas de negocio.

También, se ha generado nuevos player de sectores tradicionales como puede ser el automovilismo, pues con la ayuda de la tecnología al vehículo automático permite que algunos fabricantes ya han anunciado que asegurarán sus propios vehículos.

Además, es de suma importante la rentabilidad del negocio del asegurador, ya que hace que actualmente casi un tercio del mercado se encuentre en manos de fondos de inversión en lugar de entidades que aseguren de manera tradicional.

Un nuevo paradigma

Los seguros deberán transformar su modelo operativo actual y tendrán que decidir entre embeber sus coberturas dentro de una experiencia de otros productos, o desarrollar un ecosistema de servicios que permita mantener su entidad propia en la mente del consumidor.

Sin embargo, el ambiente de servicios demuestra que compañías como Apple, Microsoft o Amazon crean servicios con otros proveedores con el objetivo de ofrecer productos complementarios, para así poder apalancar el poder de su marca, el rating o la reputación de una manera notoria.

2 vistas