Por qué el manejo del estrés es tan importante para su salud




Reducir el estrés en su vida diaria es vital para mantener su salud en general, ya que puede mejorar su estado de ánimo, aumentar la función inmune, promover la longevidad y permitirle ser más productivo. Cuando deja que su estrés se apodere de usted, corre el riesgo de desarrollar una variedad de enfermedades, desde el resfriado común hasta la enfermedad cardíaca grave.


El estrés tiene un impacto tan poderoso en su bienestar porque es una respuesta natural que se activa en el cerebro. Examinemos cómo funciona este proceso, por qué el estrés lo afecta de la manera en que lo hace y los graves impactos que puede tener en su salud.


La ciencia del estrés


Cuando se estresa, el cerebro sufre cambios químicos y físicos que afectan su funcionamiento general. Durante los períodos de alto estrés, ciertas sustancias químicas dentro del cerebro, incluidos los neurotransmisores dopamina, epinefrina y norepinefrina, comienzan a aumentar, provocando que las glándulas suprarrenales liberen grandes cantidades de estas y otras hormonas de "lucha o huida", como la adrenalina.


La liberación de estos químicos contribuye a ciertos efectos fisiológicos, que incluyen un ritmo cardíaco rápido, presión arterial más alta y un sistema inmunitario debilitado. Cuando no se controla con el tiempo, el estrés crónico puede conducir al desarrollo de otros problemas graves, como úlceras estomacales, derrames cerebrales, asma y enfermedades cardíacas.


Efectos físicos


Muchos profesionales de la salud consideran que el estrés crónico es un factor de riesgo significativo para enfermedades como el cáncer y los ataques cardíacos. Una razón es que las reacciones físicas de nuestro cuerpo al estrés prolongado pueden acumularse lentamente y pasar desapercibidas en nuestros intentos de adaptarnos al estrés continuo. Sin embargo, incluso si parece que estamos desarrollando una tolerancia al estrés, nuestro sistema nervioso aún está lidiando con una sobrecarga que puede afectar seriamente la salud general a largo plazo.


Una de las reacciones físicas más comunes al estrés es la tensión de los músculos, que en última instancia puede desencadenar dolores de cabeza por tensión, migrañas y otras afecciones musculoesqueléticas. El estrés también es duro para su sistema digestivo, ya que afecta qué nutrientes absorben sus intestinos, influye en la rapidez con que los alimentos se mueven por su cuerpo y puede provocar que coma más o menos de lo que normalmente lo hace. La interrupción de los procesos digestivos naturales de su cuerpo puede causar náuseas, dolor, vómitos, acidez estomacal, estreñimiento, reflujo ácido o diarrea.


Efectos psicológicos

Además de los diversos efectos físicos del estrés, también puede contribuir a una serie de trastornos mentales y emocionales, que incluyen depresión, ansiedad, fobias y ataques de pánico. Este estrés emocional puede dificultar la concentración, tomar decisiones, pensar o recordar cosas. El estrés también puede causar irritabilidad, lo que lo hace fácilmente frustrado e impaciente con los demás, e incluso puede contribuir a la depresión, la ira, los sentimientos de inseguridad y los conflictos de relación. Si bien los muchos efectos físicos del estrés pueden ser abrumadores, es importante no ignorar estos efectos psicológicos, ya que también juegan un papel importante en la salud y la vitalidad en general.


Técnicas de manejo del estrés


Entonces, ¿qué puede hacer para cambiar a un patrón más saludable y reducir el estrés? Una de las técnicas más efectivas y gratificantes es la meditación, que lo alienta a relajar su mente y examinar su ser interior con un sentido de honestidad y compasión, en lugar de juicio y crítica. La práctica de la meditación ayuda a deshacerse de los viejos patrones de estrés, tensión y distracción, y fomenta un estado más amplio y relajado donde puede surgir nuestra capacidad de curación innata. Este proceso puede inspirarlo a encontrar una fuente más profunda de motivación real para realizar cambios saludables en su vida.


La meditación también enseña que el cambio se produce dando pequeños pasos y haciéndolos parte de su vida en lugar de dar saltos dramáticos que no puede soportar con el tiempo. Comprometerse a solo 15 minutos de meditación y respiración diarias es un paso simple que tiene profundos beneficios. Comprender los daños reales del estrés en su vida lo ayudará a mantener la motivación para incorporar prácticas consistentes que reduzcan el estrés.

2 vistas