¿Primera vez que conduces un automóvil?

¿Te sientes nervioso por conducir un automóvil por primera vez? Siempre existe una primera vez para todos, y cuando se trata de conducir un automóvil está muy lejos de ser la excepción.

Al momento de ponerte por primera vez frente al volante, es impresionante todas las cosas que puedes llegar a imaginar, desde las más extremas, como lo es ocasionar un accidente, hasta las más intensas, como captar la atención de la chica/o que te gusta.

Las distracciones, los nervios, la ansiedad y el miedo pueden convertir de esta aventura en una pesadilla, es por esta razón que en este artículo abordaremos cómo conducir un coche por primera vez, por medio de consejos que te ayudarán a que tu experiencia sea rápida y segura.

Conduce tu auto desde la mecánica

A casi todo el mundo le parece que tener un carro es una necesidad, por lo que deciden comprarlo, sin importar si es nuevo o usado, siendo importante que evalúe todas las opciones, ya que es una compra que te acompañará por muchos años.

El motor de un vehículo es la pieza esencial para que tu automóvil funcione. Seguramente, alguna vez te ha sucedido que una falla en el motor de tu coche, ha ocasionado que te movieras en otro método de transporte, ya que tu automotor tuvo que permanecer en el taller mecánico. Es por esto y por otros motivos que el cuidado del motor de un auto es esencial.

El motor es la parte sistemática de una máquina encargada de lograr su funcionamiento, ayudando a transformar la energía a eléctrica en energía mecánica. Ayudando a los automóviles a traducir esta transformación en la fuerza que produce el movimiento del vehículo.

En pocas palabras, el motor de tu auto es el responsable de que el vehículo avance, puesto que sin motor no existe movimiento alguno. El aprender a conducir un auto mécanico es más fácil, pero basta con utilizar una técnica de manejo que te exige conocer las normas de tránsito.

¿Qué seguros llevar al momento de conducir un auto?

Cuando llega el momento de proteger nuestro automóvil las coberturas vienen ya determinadas por el tipo de seguro que selecciones: terceros, todo riesgo, etc. Sin embargo, hay siniestros que la póliza seguramente no cubrirá.

Esto se debe por imprudencias, descuidos o por una simple mala fortuna, ya que existen circunstancias en las que las compañías aseguradoras pueden negarse a hacer frente a las indemnizaciones correspondientes tras un siniestro.

Entre lo más destacado se encuentran:

  • Ocasiones o circunstancias fortuitas.

  • Algún accidente contra un familiar.

  • Hijo menor de 25 años que no se encuentre dentro de la póliza.

  • Desastres naturales o terrorismo.

  • Descuidos.

  • Hurto de objetos personales.

  • Robo de vehículos con llaves puestas.

  • Manejar sin carnet.

  • Vehículo modificado sin homologar.

  • Imprudencias.

  • Participación en carreras ilegales.

  • Conducir bajo los efectos de la droga o el alcohol.

  • Transportar más pasajero de los permitidos.

Cumple las normas al conducir un auto

Entre las reglas básicas debes siempre tener presente que los peatones tienen prioridad de paso, aún si hacen mal uso de las vías. Por lo que, para evitar accidentes se debe respetar las normas, puesto que muchas veces son ellos los principales causantes de graves siniestros.

Así que hoy te damos siete puntos claves para todo conductor que empieza a conducir, o si ya tienes tiempo, siempre es bueno reforzarlas.

  1. Siéntate correctamente. La distancia del asiento al volante, la altura, inclinación del respaldo, el volante y el reposacabezas debe ser regular y de una manera que te sientas cómodo.

  2. ¡Abróchate el cinturón! Antes de ponerte en marcha, debes colocarte el cinturón de seguridad, y hacer que los demás ocupantes también lo hagan, ya que su uso es obligatorio tanto para delanteros y traseros.

  3. Evita el uso del móvil. Las distracciones en la conducción pueden ser riesgosas, por lo que es recomendable silenciarlo y guardarlo en la guantera o en un bolso. Recuerda que no hay nada tan urgente como tu propia vida o la de los demás.

  4. Si consumes alcohol o drogas no conduzcas. Estas reducen la capacidad de reacción y en el cálculo de las distancias, por lo que provocan problemas de coordinación, somnolencia, alteraciones de la vista, etc.

  5. Cuidado con peatones, ciclistas o motoristas. Estos son los usuarios más vulnerables con los que te puedes encontrar en las vías urbanas e interurbanas.

  6. Respetas las normas de circulación. Es imprescindible cumplir con las normas de circulación para así poder mantener el orden de convivencia en carreteras, calles y protección de los usuarios.

  7. Revisa los cauchos diariamente. Ten presente que estos son el punto de contacto del vehículo con el asfalto, por tanto, son un elemento clave en la seguridad. Revisa su presión y comprueba su estado de desgaste.

La responsabilidad de todos los conductores inicia desde el cumplimiento de sus deberes indispensables hasta todas las acciones que mejoran su convivencia. Cada acción que se piense en favor de los demás hará mucho más sencilla la circulación.

Así que si no respetas a las personas en otros ámbitos de la vida, no esperes que ellos lo hagan contigo, debemos ser capaces de frenar en un semáforo, para que crucen los peatones o, simplemente, cuidarnos de no generar maniobras riesgosas para nosotros y para los demás.

2 vistas