Razones por las que deberías tener un seguro de vida


La vida de una persona tiene altos y bajos, siempre estamos expuestos a accidentes, imprevistos financieros, enfermedades cambios y demás situaciones de las que nos da miedo perder el control, por lo que el preocuparse por lo que pasará es totalmente normal. Esta es una de las razones por las que muchas personas se enfrentan a la decisión de pagar un seguro de vida. Sin embargo, la pregunta de si realmente este nos será útil también está presente ¿Es un seguro de vida un gasto innecesario? ¿Realmente lo necesitamos? ¿Podré proteger a mi familia? La respuesta a estas dudas, en definitiva, es sí.


¿Qué es un seguro de vida?

Un seguro de vida es, en esencia, una póliza para proteger a las personas más importantes de nuestras vidas ante un siniestro que suponga la muerte del asegurado u ocasione una situación que lo incapacite para continuar con su vida profesional. En otras palabras, es una herramienta de protección financiera de tipo personal que ofrece una compañía de seguros de vida para garantizar una estabilidad económica ante situaciones imprevistas.

Un seguro de vida, incluso, garantiza a los asegurados que en el caso de su fallecimiento, se indemnizará con una cantidad económica determinada, el capital asegurado, a sus familiares directos o a sus asegurados.


Tipos de seguro de vida

La clasificación más acertada, según los objetivos de un seguro de vida sería:


Seguros de fallecimiento o de riesgo: Este tipo de pólizas consisten en que, si el asegurado fallece antes de que finalice el contrato, se garantiza a los asegurados de la póliza el pago del capital o renta contratada. Si la persona asegurada sobrevive a ese periodo el seguro queda cancelado, y quedan las primas satisfechas a favor de la compañía aseguradora.


Seguros de ahorro o supervivencia: Este tipo de pólizas consisten en que si el asegurado vive al finalizar el contrato, se garantiza a los beneficiarios el pago del capital o renta contratada. La finalidad de estos seguros suele ser la inversión a mediano o largo plazo para servir de complemento la prestaciones de jubilación o para garantizar un capital que permita afrontar a situaciones futuras.


Seguros mixtos: son aquellos que comprenden en un mismo contrato un seguro de fallecimiento y uno de ahorro, por lo que el asegurado queda cubierto en el caso de fallecimiento (y los beneficiarios recibirán una indemnización), y tiene asegurada una prestación si sobrevive a la edad estipulada en el contrato.



Seguros de rentas: son aquellos que mediante la aportación de un capital único o el pago de una prima durante cierto periodo de tiempo, se garantiza al asegurado una renta vitalicia (pago de unas cantidades mientras viva,y su importe puede ser fijo o variable) o una renta temporal (durante un tiempo determinado). Existen más tipos de seguros de vida, sin embargo, estos son los principales o los más comunes.


Beneficios de tener un seguro de vida

Una de los principales beneficios para tener un seguro de vida es el simple hecho de proteger la familia, el tener la garantía de un mantenimiento económico de la misma, ya que al fallecer una de las personas que genera ingresos al hogar, la póliza compensa esa pérdida, ayudando así a superar esa situación .


Esto podría variar, ciertamente, dependiendo del tipo de póliza y de lo que cubra, sin embargo, hay otros beneficios del por qué que es bueno tener un seguro de vida. Por ejemplo, este le podría ayudar a pagar una hipoteca, cubrir el riesgo de invalidez, cubrir enfermedades graves, cubrir los gastos más urgentes tras el fallecimiento, parar impuestos de sucesiones, asegurar el futuro de los hijos, proteger nuestros ahorros y demás.


Sabemos que la necesidad de protección de nuestras familias y la de nosotros mismos es de las primera de las razones para contratar un seguro, pero no es la única. Al pensar sobre lo positivo y lo negativo de suscribir una póliza de vida, es importante entender qué ofrece, y lo que puede suponer contar con sus coberturas en un futuro. En definitiva, poder tener la tranquilidad en varios aspectos tan importantes como la vida, la estabilidad financiera ante imprevistos y la familia, es un paso adelante.

0 vistas