¿Cuáles son los temas más importantes en las finanzas personales? 2019



Tener unas finanzas personales sanas genera estabilidad económica, lo cual resulta en tu tranquilidad presente y tu seguridad futura.

Para dominar la administración financiera personal es necesario que comprendas los conceptos principales que te ayudarán a llevar un control de tus ingresos y egresos, a establecer presupuestos y metas de ahorro y a tomar decisiones sobre tu planeación para el retiro y tus opciones de inversión.

Ya sea que tomes un curso de educación financiera o busques información al respecto en Internet o a través de tu banco o asesor financiero, estos son los temas más importantes que debes conocer:

1. Ingresos, presupuesto y ahorro

Empieza por definir el estado de tus finanzas personales identificando el monto de tus ingresos, en listando tus obligaciones financieras (tanto gastos fijos del hogar, desembolsos por deudas o gastos inesperados como cantidades asignadas al ahorro) y elaborando un presupuesto.

Este balance entre lo que ganas y lo que ahorras y gastas es importante porque evitará que incurras en deudas que a la larga te resulten caras o en el peor de los casos, no puedas pagar, poniendo en riesgo incluso el patrimonio que hayas formado.

Lo primordial es que tus gastos no superen en ningún momento tus ingresos y que respetes tus montos para el ahorro, pues son estos los que te llevarán a crear un patrimonio y generar riqueza.

Tu ahorro debes dividirlo en metas a corto, mediano y largo plazo. Por ejemplo, tener un fondo para imprevistos, otro para tus vacaciones soñadas, uno más para comprar un auto o una casa; y principalmente, uno para planear tu retiro.

2. Créditos y tasas de interés

Habrá bienes de alto costo cuya adquisición no puedas financiar en una sola exhibición, como es el caso de la compra de una casa.

En cualquier caso, es importante que conozcas la naturaleza del crédito (ya sea hipotecario, personal, automotriz o de tarjeta de crédito) para que puedas sopesar sus ventajas y desventajas de acuerdo con la necesidad que va a subsanar, la tasa de interés que cobrará y la relación costo-beneficio que marquen las expectativas inflacionarias.

Al incurrir en un crédito, es importante que tomes en cuenta tu perspectiva laboral y la estabilidad de tus ingresos, pero también que consideres los costos finales debido a las tasas de interés, las cuales, si no las eliges fijas, estarán a merced de la volatilidad de los mercados de dinero.

3. Tipos de inversiones y diversificación

Una vez que tengas ahorrada una cantidad determinada, que no necesariamente debe ser elevada, será el momento de buscar orientación sobre la mejor manera de invertirla para que te genere mayores intereses.

Las opciones que ofrece el mercado financiero incluyen la compra de acciones en la bolsa de valores o de bonos en el mercado de capital, a los cuales puedes acceder a través de fondos de inversión que conjuntan los recursos de varios inversionistas. También puedes optar por los pagarés bancarios.

Lo importante es que recurras a un asesor financiero que te oriente sobre la mejor manera de diversificar tu inversión, para obtener los mejores rendimientos y enfrentar los menores riesgos. Este equilibrio dependerá de tu situación financiera, tus metas a futuro y tu edad.

Recuerda que entre más pronto empieces a ahorrar y a invertir más crecerá tu dinero, pues se irán acumulando los rendimientos y estos a su vez, empezarán a reproducirse.

4. Seguros y riesgos

En la vida, todos estamos expuestos a riesgos e imponderables, desde un accidente de tráfico o una enfermedad hasta la pérdida del ingreso familiar por fallecimiento de uno de los pilares financieros.

Hay distintos seguros para ayudarte a enfrentar diferentes situaciones que pongan en riesgo tu equilibrio financiero.

Considera como obligatorios los seguros de vida, de gastos médicos, de hogar y de automóvil, y como necesario uno de retiro cuyas primas funjan como inversión.

La importancia de la previsión radica en que cuentes con un respaldo financiero en caso de una emergencia para que esta no afecte tu patrimonio.

Recuerda que los seguros no solo te protegen a ti individualmente, sino son instrumentos que benefician a tu familia o a los beneficiarios, que involuntariamente pudieras afectar.